Volver a la Rutina

Volver a la Rutina

Con mi larga historia de crisis, la frase año sabático se ha convertido en un lugar común. Pero luego de cada baja hay que volver a la vida normal e incluso si nunca has tenido depresión es parecido a volver al caos de marzo después de un febrero, por lo general, más relajado.

Para que no te pille marzo paveando he hecho una lista, lo llamo lista por que incluye varias cosas, pero técnicamente es solo un consejo.

Esto es lo que he aprendido entre fallo y error.

  1. Mi principal consejo es que pienses en grande y hagas en pequeño.
    1. Haz una lista de todas las cosas que tienes que hacer este mes o incluso este trimestre o semestre. Esta parte puede ser muy agobiante ya que al ver todo lo que aún falta por hacer, puede que te ya sientas cansada y desesperada, pero nadie te está diciendo que tienes que hacer todo en un día, trata de no desesperar, este es solo el primer paso.
    2. Ordena  tu lista por fecha de entrega, lo que se debe entregar primero se hará primero.
    3. Al tener esto listo podrás separar tu lista gigante en tiempos más pequeños, pasar los semestres a trimestres y los trimestres a meses, los meses a semanas y de ahí cada semana ir ordenando día por día. Ves que ya no se ve como que fuera tanto
    4. Luego ordena por recursos, ya sea tiempo, dinero o esfuerzo. Y ahí ve en tus propias prioridades, mover todo lo que cueste más dinero para días en los que recibas dinero y lo que necesite más esfuerzo tratar de no ponerlo todo en un mismo día o terminarás agotada (yo soy una persona de mañana, por lo que por lo general hago lo mas difícil primero, pero ahí debes ver tu que clase de persona eres).
    5. Luego puedes ordenar hora por hora, pero la verdad es que con tal que no excedas más de 7 cosas por día esta bien, y si no lo logras hacer todo lo del día también esta bien, ordena por prioridad y enfócate en realizar UNA tarea difícil ese día o tres fáciles y esenciales. Así aun que no termines tu lista no sentirás que el día fue un desperdicio.
    6. No todos los días van a ser los más productivos, pero cuando sabes que hiciste lo más importante, date por satisfecha, mañana sera otro día, no te sobre-exijas.

Y la verdad ese es mi secreto de organización, mi madre solía decirme esto durante toda mi infancia, y creo que nunca la escuche, pero por fin la entiendo. No te pre.ocupes, ocúpate de lo que hay que ocuparse, un paso a la vez.

Deja una respuesta