Encuentra un Lugar para Vivir y Hazlo Tuyo

Encuentra un Lugar para Vivir y Hazlo Tuyo

Por una u otra razón, siempre he vivido en lugares arrendados, tratando de ser lo menos invasiva posible, no pintar y manchar las paredes. Evitar hacer hoyos, evitar cualquier cambio, lo que significa que aunque los departamentos tenían mis muebles y mi cama, las paredes se mantenían blancas y vacías. Ésta, honestamente, es una forma muy deprimente de vivir. Existen estudios que concluyen que las ciudades con edificios más coloridos o diferentes tienden a tener gente más feliz en ellas (fuente). Por eso también creo que los rayados con consignas y reclamos ciudadanos le han dado más vida por lo menos a la comuna de santiago. A mi, por ejemplo, no me gustaría volver a un GAM solo de color cobre.

https://www.instagram.com/centrogam/

Mi departamente anterior era así, viví en él por más de 5 años y nunca se sintió como que fuera mío o de nadie, era solo un lugar con una cama.
Por esto decidí que aunque, aun estoy arrendando esta casa, la voy a vivir. No tan sólo como un lugar pasajero, en el cual podría sacar mis cosas en dos dias y no quedaría ningún rastro de que yo, en algún momento, estuve aquí. O, aun peor, que la gente venga y en base a como se ve el departamento no pueda decir absolutamente nada de quien o como soy.

Los primeros cambios que realicé fueron funcionales: instalé un espejo en la puerta de la cocina, para así saber cómo me veo justo antes de salir del departamento, además instalé un espejo en mi pieza. Los segundos cambios fueron más estructurales: instalé repisas en la cocina y en el baño, ya que antes estos espacios eran muy chicos y con poco lugar para poner cosas. Además agregué una barra en un espacio de mi pieza frente al closet. Es un espacio chico donde nada más cabe, pero ahora con el espejo se siente como mi propio walk-in closet.

Los cambios estéticos son pocos, porque insisto, no soy dueña del departamento, pero debo decir que aunque es solo uno, es mi favorito: una accent wall en una esquina. Ahí es donde trabajo ahora. Para armarla, pegué con corchetes un cuadrado de pasto artificial, de esos que una puede comprar en los chinos y le puse flores y luces. Ahora cada vez que lo veo me inspira y lo siento como mío.

Además agregué mesitas de centro con figuras y un telar que realicé en un taller. No será mucho, pero es mio.

Al momento de irme, si al dueño no le gustan mis cambios, puedo sacarlos y llenar con pasta muro alguna marca que haya quedado, pero mientras yo estoy aquí, este departamento es mío.

Deja una respuesta